Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con objeto de mejorar la experiencia de navegación. Si continúa navegando estará aceptando de forma expresa el uso de estas cookies. Puede obtener más información en nuestra página Política de Cookies.

Acepto

SOLICITA INFORMACIÓN

 
IDEKO

IDEKO centro tecnológico especializado en tecnologías de fabricación y producción industrial.

"Para quienes acaban de salir de la universidad tengo un mensaje claro: es difícil encontrar una opción mejor que IDEKO si se quiere trabajar en el mundo de la investigación aplicada. Todo está enfocado a crecer como científico, como tecnólogo, como persona"

JAVIER ARANCETA

Dir. I+D

Javier trabajó en IDEKO durante 15 años como director de departamento y director tecnológico y vivió la primera etapa de crecimiento del centro donde vió cómo las necesidades de la industria se plasmaban en proyectos de investigación y también al revés. Vió materializarse de alguna manera los esfuerzos tecnológicos y científicos con un equipo muy joven y motivado. Recuerda aquella etapa “adolescente” del centro como el paso de chavalitos que jugaban con los ordenadores a ser realmente un soporte clave en el desarrollo de producto de muchos de los negocios de la división de máquina herramienta. Actualmente es Director de I+D de Mondragon Componentes y tiene puntos de encuentro con IDEKO en sectores como el de la energía.

Javi ¿cuál es tu formación?

Estudié C. Físicas.

¿Recuerdas qué es lo que más te llamó la atención del Centro?

Dos cosas especialmente. La mejor, lo bien valorados que estábamos en Europa por nuestra especial relación con las empresas. La peor, lo difícil que era ser profeta entre algunas de nuestras unidades de negocio.


¿Recuerdas cómo fue tu primer día?

Uy, sí. Tenía 3 ofertas de trabajo entre las manos, pero me decanté por IDEKO por el potencial de crecimiento de la propia entidad y, con ello, de mi propia profesionalidad. Los primeros días los recuerdo aún con esa mezcla de miedo por ver cómo encajaba en el equipo o por pensar que no sabía nada y de ilusión, por ser un proyecto nuevo, en una multiempresa.

¿En qué consistía tu trabajo?

En desarrollar sistemas de sensorización y monitorización para la ayuda a la puesta a punto automatizada de máquinas herramienta.

¿Cómo recuerdas los años en los que formaste parte del proyecto IDEKO?

Con mucho cariño por la ilusión con la que nos tomábamos todo. Había mucho por hacer, éramos pocos y estábamos muy involucrados.

¿Consideras que tu paso por IDEKO te ha ayudado en el desarrollo de tu carrera profesional? ¿Por qué?

Sin ninguna duda. El haber formado parte de ese crecimiento de IDEKO, no solo en tamaño sino, sobre todo, en adquisición de nuevas tecnologías, en aplicación de los conocimientos adquiridos, en fomentar la relación empresa-I+D, en acercar el centro a Europa, me ha hecho ver las especiales relaciones entre el mundo del I+D y el de las empresas, especialmente cooperativas. Después, todo esto, me ha reconocido de varias maneras.

Si tuvieras que resumir en una palabra tu carrera en IDEKO, ¿cuál sería? ¿Por qué?

Mi carrera en IDEKO ha sido, sobre todo, un reto. Participé en numerosas actuaciones que fueron, en muchos aspectos, primicias y contribuyeron a que IDEKO fuese, ya entonces, referente en la máquina-herramienta. Entre ellas el primer proyecto europeo (SINTOMA), el primer proyecto con el Ministerio de Ciencia y Tecnología, o ser los primeros en España en utilizar el láser multieje.
Hay otros hitos como ser el primer centro en España en certificarse ISO 9001 o el primer acuerdo de colaboración MGEP-IDEKO,… Muchos momentos.

Ahora que estás en MONDRAGON y has colaborado con IDEKO en diferentes proyectos, ¿cómo ves IDEKO desde fuera?

Muy bien. Piensa que yo viví el IDEKO “adolescente”, el que se asomaba al mundo de la investigación y de la aplicación, el que sufría de amores y desamores, hoy IDEKO es una entidad madura, muy consolidada a todos los niveles, con un dominio tecnológico impresionante y con unas apuestas retadoras bien identificadas con futuro, pero sin abandonar, ni mucho menos, esa especial relación con las empresas.

¿Qué recomendarías a aquellas personas que acaban de salir de la universidad y que tengan a IDEKO entre sus opciones?

Que va a ser difícil que encuentre una opción mejor si quiere trabajar en el mundo de la investigación aplicada. En IDEKO encontrará equipos humanos y técnicos de primer nivel, y el potencial para aplicar los desarrollos en los que se participe, sin olvidar el potencial para crecer como científico, como tecnólogo y como persona.

¿Qué les dirías a aquellas personas que están buscando un nuevo lugar donde desarrollar su carrera profesional y quieran venir a IDEKO?

Pues poco más que en el punto anterior. Si sus experiencias y conocimientos son aplicables en el entorno de la fabricación avanzada tiene un entorno profesional lo suficientemente amplio y potente como para satisfacer sus expectativas. Que pregunte y lo intente.