Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con objeto de mejorar la experiencia de navegación. Si continúa navegando estará aceptando de forma expresa el uso de estas cookies. Puede obtener más información en nuestra página Política de Cookies.

Acepto

SOLICITA INFORMACIÓN

 
PROYECTOS

Modelo de colaboración propio para la Gestión Integral de la Innovación Tecnológica.

FAR

Fabricación Avanzada en Rectificado para sectores estratégicos y piezas de elevado valor añadido

FAR

Mantener los requerimientos de eficiencia y capacidad de los distintos sectores industriales y empresas tractoras clave del tejido vasco, conlleva un esfuerzo continuo de I+D en toda la cadena de
desarrollo y producción de esos productos, también en el diseño y fabricación de los
componentes clave como pueden ser la utilización de nuevos materiales especiales, estrechamiento de tolerancias de diseño y fabricación y el incremento de los requisitos de calidad y fiabilidad asociados a la seguridad.

El proceso de rectificado permite conseguir acabados, precisiones y productividades que no se pueden conseguir con otros procesos. La mejora de precisión, la estabilidad del proceso y la integridad de la pieza son los principales requisitos para conseguir la máxima fiabilidad y productividad en las aplicaciones. Por tanto el ámbito de actuación del FAR será desarrollar soluciones cumpliendo los requisitos mencionados abordando todos los frentes tecnológicos necesarios: máquina, componentes, Digital Grinding y procesos.

 

EL RETO

El objetivo principal es desarrollar tecnologías de rectificado centradas en cuatro ámbitos de actuación: máquina, componentes, Digital Grinding y procesos, que den lugar a productos (máquinas, componentes y procesos) de alto valor añadido en los diferentes ámbitos de aplicación del rectificado respondiendo y anteponiéndose a las altas exigencias de piezas estratégicas de los sectores tractores de la economía: aeronáutica, automoción, ferrocarril y generación de energía.

EL RESULTADO

Los desarrollos resultantes harán que las empresas vascas puedan hacer frente a los nuevos retos de precisión, productividad, versatilidad, fiabilidad, integridad y estabilidad que presentan sectores estratégicos para la economía como la aeronáutica, el ferrocarril, la generación de energía y la automoción